Hoy es 28 de mayo y se habla de última fila el esprint Magdalena 2024 Última Fila
GRUPO PLAZA

PODCAST

“Un 10% de los niños que nacen por debajo su percentil necesitan hormona de crecimiento”

lunes, 23 octubre 2023

Siempre que esté indicado, la hormona del crecimiento permite crecer entre 8 y 10 centímetros y es muy segura. Y es que una de las principales preocupaciones es si los hijos están creciendo de forma adecuada. Los padres, de cualquier época o lugar, siempre tendemos a comparar la altura de nuestros hijos con la de otros de su misma edad. Cuando percibimos que son más bajitos, aunque sea solo algún centímetro, ya nos atormentan las dudas ¿Estará creciendo de forma adecuada? ¿Es demasiado bajito para su edad? ¿Le estaremos alimentando bien? ¿Tendrá alguna patología? Rápidamente, los allegados justifican el motivo. La respuesta más frecuente es que aun no habrá dado el estirón. Otras no tan benévolas, se aventuran a señalar que si tu hijo es bajito habrá salido a la familia del conyugue que no son muy altos…En este último caso, es decir, si tiene la talla o el peso que genéticamente le corresponde, el que le toca, poco se puede hacerLa doctora Rumyana Rosenova, endocrina pediátrica de IMED Valencia ha explicado en Plaza Salud cuáles son las causas y el tratamiento de los niños nacidos pequeños para su edad gestacional.

Crecen hasta los 14 años como media

Concretamente, entre el 3% y el 5% de los niños nacen por debajo de su percentil  y, en un 10%, necesitan tratamiento con hormona de  crecimiento. Como normal general, estar por debajo de un percentil 3 en peso o talla, debería dar las primeras señales de alarma. También pesar al nacer por debajo de 2.700 kg. Sin embargo, solo en el 10% de estos casos, se necesitará tratamiento.

La hormona del crecimiento, siempre que esté indicado, se puede empezar a suministrar por endocrinos pediátricos a partir de los 4 años y permite crecer entre  8 y 10 centímetros. La duración del tratamiento dependerá del caso y de la respuesta al tratamiento. En cualquier, ya no se debe dar cuando la epífisis de la mano esté cerrada que indica que ya no se va a crecer más. Aunque hay que diferenciar la edad cronológica de la ósea, los niños y niñas crecen hasta los 14 años como media. En el caso de las niñas, cuando crecen más rápido es en inicio del botón mamario y dejan de hacerlo aproximadamente a los dos años de tener su primera regla. 

Causas de no crecer lo que toca

La hormona del crecimiento (GH) es una hormona proteica segregada por la glándula pituitaria anterior bajo el control del hipotálamo. En los niños, la GH promueve el crecimiento, estimulando la secreción de hormonas (somatomedinas) en el hígado.

El déficit de la hormona de crecimiento se define como una enfermedad por la secreción inadecuada de la semotropina por parte de la glándula pituitaria. Además, puede ser un déficit aislado o acompañado por la deficiencia de otras hormonas pituitarias. El 25% de los pacientes tienen una etiología identificable. En ocasiones el origen es maternos  como haber tomado drogas o alcohol durante el embazo, haber fumado, no realizar ejercicio o no alimentarse de forma correcta. Todo ello afecta a flujo placentario que hace que los nutrientes no lleguen correctamente al bebé. También puede deberse a otras causas como las mutaciones genéticas y ciertas malformaciones del sistema nervioso central, lesión cerebral, infección, tumor o radioterapia. 

Por otro lado, la manifestación de la deficiencia de hormona de crecimiento depende de la edad del paciente, la etiología subyacente y la deficiencia de hormonas específicas. El diagnóstico, a menudo se retrasa hasta que se hace evidente la diferencia de talla con otros compañeros, lo que provoca un retraso en el inicio de tratamiento que puede afectar a los resultados finales del mismo. En el listado de síntomas principales se encuentra el dormir mal, fuerza reducida, escaso desarrollo muscular, poco apetito, escasa energía, resistencia reducida, atención o concentración deficiente y fatiga.

Como ha señalado la endocrina pediátrica de IMED Valencia si, a los dos años de vida, el niño no ha alcanzado el percentil correcto, hay que hacer un seguimiento más estrecho. En el caso de que  a los 4 años continúe esa tendencia, el endocrino pediátrico debe valorar los motivos y prescribir el tratamiento.

Lo que está claro es que se deben determinar las causas porque un déficit de la hormona del crecimiento puede provocar mayor morbilidad a corto plazo y, a largo plazo, tener otras patologías y mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. La hormona del crecimiento permite mejorar la talla, la autoestima y es muy segura”, destaca la especialista de IMED Valencia.

La industria alimentaria “choca” con las recomendaciones de los pediatras

Rumyana Rosenova, que además de endocrina pediátrica es madre, reconoce que le ha sido imposible encontrar en el mercado yogures bebibles sin azúcares añadidos o edulcorantes. Como señala, los niños no deben tomar alimentos procesados, con exceso de sal ni zumos.  “Se deben acostumbrar a los sabores naturales y la fruta, es mejor consumirlas enteras y no exprimidas ya que liberan más azúcares y son absorbidos de forma más rápida por nuestro organismo. La industria alimentaria va en contra de las recomendaciones de los pediatras”.

Podcasts Relacionados

next

Conecta con nosotros

Plaza Podcast, desde cualquier medio

TikTok Linkedin

Suscríbete al boletín

Cada sábado una selección de los mejores contenidos en tu email


Quiero suscribirme